RSSNewsletterGoogle+YoutubeTwitterFacebooksocial ala

Crónica de un voluntario: la conexión entre GREFA, el cernícalo primilla y los silos agrícolas, contada para principiantes

Dos miembros de GREFA limpian nidales de cernícalo primilla en el silo de Monesterio (Badajoz).

UN DÍA CON GREFA
Actividad: Acondicionamiento de nidales de cernícalo primilla en silos agrícolas de Extremadura
Días de la visita: 12 y 13 de febrero de 2019

Texto: Miguel Marco Mommens, voluntario de GREFA
Fotos: Sergio de la Fuente / GREFA

Los profesionales de GREFA acumulan a sus espaldas muchos años de experiencia y quizá por eso, cuando comparten sus conocimientos con quienes somos mucho más novatos, quitan importancia a cosas que a nosotros nos resultan sorprendentes y llamativas. Al fin y al cabo, ¿cuántas personas han tenido la oportunidad de entrar en un silo agrícola, ver cómo es por dentro uno de esos edificios y conocer qué es exactamente lo que se hace en lo alto de esas estructuras para tratar de favorecer a una especie amenazada como lo es el cernícalo primilla?

Los silos son grandes edificios presentes en muchos pueblos cerealistas españoles, que estuvieron destinados al almacenamiento de grano pero que han ido quedando en desuso. Hace más de viente años GREFA puso en marcha el proyecto "Corredores para el primilla", el cual implicó entre otras cosas la instalación de nidales para el cernícalo primilla en lo alto de terrazas y azoteas de antiguos silos agrícolas repartidos a lo largo y ancho de la geografía española. Desde entonces cada año debemos volver a esos silos para realizar tareas de control y limpieza, y tenemos que hacerlo antes del regreso primaveral de los cernícalos primillas para evitarles molestias y para que cuando lleguen lo encuentren todo a su gusto.

Esta labor implica muchos días de trabajo y muchos kilómetros que recorrer: Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía, Comunidad de Madrid... ¡Qué mejor ocasión para quien tenga ganas de viajar que colaborar en estas tareas! En la temporada 2018-2019 buena parte de los itinerarios previstos por GREFA para la limpieza de los silos en los que trabajamos ya se habían completado. Pero los pasados días 12 y 13 de febrero íbamos a acometer la mayoría de los silos extremeños que quedaban pendientes: nada menos que diez en dos días.

Tenemos un largo trayecto por delante, así que toca levantarse de madrugada para estar todos reunidos antes de las seis de la mañana en la sede de GREFA en Majadahonda (Madrid) y salir desde allí con destino a los silos en los que trabajaremos el primer día, en las localidades de Madroñera, Ibahernando y Miajadas, en la provincia de Cáceres, y Santa Amalia, Arroyo de San Serván y Guareña, en la provincia de Badajoz.

Imponente aspecto del silo de Madroñera (Cáceres)

Sincronización perfecta

Si queremos que dé tiempo a todo tenemos que ir muy bien preparados y funcionar como el mecanismo de un reloj. De los preparativos se ha encargado Sergio de la Fuente, el responsable de la actividad, y luego sobre el terreno el proceso es siempre el mismo: cuando estamos próximos a la localidad se contacta telefónicamente con la entidad (ayuntamiento, cámara agraria, policía local u otras) que nos tenga que facilitar las llaves de acceso al silo y de ahí directos a nuestro destino. Los cinco integrantes de la brigada de GREFA durante esos dos días de silos nos repartimos todo el material que hay que subir: sacos de arena, herramientas de mano, sellador, máquina radial y material de seguridad. Esta vez no nos toca instalar nidales de cernícalo primilla (nuestra admiración a los que cargaron en su día con ellos y los instalaron), sino limpiar los ya colocados en cada silo.

Cada silo tiene muchas plantas de altura y por supuesto no contamos con ascensor, así que no queda otra que subir con todo a cuestas, peldaño a peldaño. En algunos silos, por diseño o por el estado de abandono y deterioro en que se encuentran, ese ascenso resulta incluso vertiginoso. Si en la parte final de acceso a tejados y voladizos la cosa se pone demasiado fea es el momento de recurrir al arnés y a los anclajes. En estos casos puntuales es siempre un técnico especializado de GREFA quien realiza el acceso, mientras los demás nos limitamos a darle apoyo con la tranquilidad que proporciona ver los toros desde la barrera. Pero en la gran mayoría de los silos es posible llegar arriba del todo sin más riesgo que ir acumulando cierto cansancio de tanto subir escaleras. A cambio desde esas alturas se dominan unas vistas impresionantes, con todo el pueblo y los campos que lo rodean a nuestros pies.

Línea de nidales en la azotea del silo de Fuente de Cantos (Badajoz).

Vista, tacto y... olfato

Estamos ya arriba y es hora de trabajar. Por una parte comprobamos los nidales de cernícalo primilla que hayan podido estar ocupados, es decir, si ha habido colonia establecida en ese silo el año pasado. Si han criado se habrá acumulado dentro del nidal un consistente depósito formado por restos de comida, deposiciones y egagrópilas. El espesor, el color, la compactación y el aspecto de ese sustrato suele ser indicio más que suficiente para saber si fue el cernícalo primilla o alguna otra especie la ocupante. En caso de duda nuestros expertos no tendrán reparo en tirar de nariz para emitir un dictamen definitivo, ya que el olor dejado por nuestros queridos "primis" no deja lugar a dudas.

Hay que trabajar rápido si queremos pasar al siguiente silo y continuar el circuito. Toca ahora limpiar el interior de esos nidales que han estado ocupados y rellenar el fondo con arena para que los cernícalos primilla, de regreso de sus cuarteles de invernada africanaos, encuentren una cómoda base sobre la que poner sus huevos. También reparamos los nidales que puedan estar rotos o hayan sufrido algún daño. En definitiva, un completo y eficiente "servicio de habitaciones" para que nuestros ilustres visitantes encuentren el alojamiento a su gusto cuando aterricen por aquí en breve.

También hay que cartografiar, anotar y fotografiar. Todo es importante: la posición de cada nidal, el diseño de la caja, su tamaño, el material del que está hecho, hacia dónde está orientado el agujero de entrada, si le falta alguna pieza que hubiera que reponer en una próxima visita... Al final todos esos datos cruzados y contrastados permitirán sacar conclusiones y, sobre todo, conocer cuáles son las preferencias de los cernícalos primillas a la hora de elegir una determinada "vivienda". Nada como el trabajo de campo y escuchar la opinión del "cliente" para orientar correctamente los esfuerzos.

El día ha sido intenso. Empezamos bastante antes de que saliese el sol y terminamos cuando ya se está poniendo. Eso sí, lo hacemos con la alegría de ver desde lo alto del silo de Guareña al primer cernícalo primilla de la temporada. ¡Ya están aquí!

Personal de GREFA limpia nidales de cernícalo primilla en el silo de Guareña (Badajoz).

Nueva ración de escaleras

A la mañana siguiente tenemos planificado hacer otros cuatro silos. Será el turno de los situados en las localidades de Monesterio, Fuente de Cantos, Bienvenida y Santa Marta, todos ellos en la provincia de Badajoz. Hacemos noche en Mérida y nos pondremos en camino temprano a la mañana siguiente para estar ya al amanecer subiendo las escaleras del primero de esos silos.

Durante todo el día se repite la operativa: carretera, recogida de llaves, escaleras arriba, limpieza de nidales, escaleras abajo, devolución de llaves y vuelta a la carretera. Eso sí, tenemos la suerte de pillar el campo y las dehesas extremeñas en su mejor momento. En cuanto a fauna hay ocasiones en que el desplazamiento de pueblo en pueblo parece convertirse en un safari fotográfico donde una de las "estrellas" son las bandadas de grullas pastando entre los rastrojos y preparándose para su inminente viaje hacia el norte de Europa.

En alguno de los últimos silos revisados descubrimos que una de las cajas nido fue utilizada por una familia de cernícalos vulgares. En ella abundan los pequeños huesos de pajarillos y roedores, mientras que en las de cernícalo primilla los restos suelen ser mayoritariamente de insectos. De ahí que siempre se insista en que estas aves son grandes aliados de los agricultores y un inigualable controlador natural de plagas.

Comienza a anochecer cuando enfilamos el viaje de regreso. Ha sido otra jornada muy completa, sin embargo esto no ha sido el final sino más bien el comienzo ya que a lo largo de la temporada habrá que volver para censar parejas, anillar pollos, colocar dispositivos "datalogger" a algunos ejemplares... Y cuando todo eso acabe, estaremos otra vez casi sin darnos cuenta limpiando nidales.

Un trabajador de GREFA limpia un nidal de cernícalo primilla en el silo de Monesterio (Badajoz).

El voluntario Miguel Marco limpia un nidal de cernícalo primilla en el silo de Guareña (Badajoz).

El equipo de GREFA encargado de la limpieza de los nidales de cernícalo primilla en los silos extremeños, en Guareña (Badajoz).

GREFA

Monte del Pilar S/N

28220 Majadahonda

Madrid

Telf: (34) 91 638 75 50

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

GREFA, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con nº 66711, ha sido declarada Entidad de Utilidad Pública.

Sala de prensa

Acerca de GREFA

GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, que nace en 1981 como asociación para el estudio y conservación de la naturaleza. Está formado por personas sensibles a ciertas actividades humanas que provocan el deterioro y la destrucción de parte de nuestro entorno natural.

Birdingtop

Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

Está aquí: Home